viernes, 17 de mayo de 2013

Un desconocido dentro de mi {Tercera parte}



Cuando me preguntan por mis sueños muchas de las veces confieso tener tan solo uno: vivir tranquila. No quiero sobresaltos en mi vida, no quiero problemas de ninguna clase. Tan solo quiero ser una pequeña hoja que cae del árbol lentamente sin molestar al viento. Así quiero ser yo. Pero cuando a las seis y media de la madrugada me llaman a mi móvil deduzco que algo falla en mi vida y que esa tranquilidad que ansío está desaparecida o va a desaparecer. La pantalla del móvil anuncia con quién voy a hablar: es Marcos Lacosta, redactor del diario El Día.

-    Nena, ¿sabes dónde te has metido?- su voz suena calmada, aunque no sé si lo que dice es ironía o va en serio. ¿A qué se referirá?

-  Uhm…¿qué pasa Marcos?- Al grano, son las seis y media de la madrugada y he tenido una noche movidita en Popular Stream y su fiestecita - ¿A qué te refieres?

-    Mañana saldrá en portada fotos donde tú y Mario Pasavante salías de unos aseos…¡vaya imagen, bonita!

-     ¿¿QUÉÉÉÉÉÉÉ??

-   Sí querida, saldrán y no hay vuelta atrás. Solo te llamaba para que estuvieras al tanto, saber qué piensas hacer. Tienes que entender que ahora muchos periodistas intentarán conseguir tu teléfono, y te llamarán, estate por segura. También averiguarán dónde vives y te perseguirán hasta el cuarto de baño, con broma incluida, claro.

-  <<Teñirme de pelirroja>> – pensé en el momento, aunque luego surgieron otras muchas ideas – irme a casa de mis padres, a casa de una amiga, pedirme la baja por “depresión” e irme al Caribe, todo menos meterme en esta basura por un simple polvo…

-    Nena, te has acostado con el Presidente del Futbol Club Langgari. Es todo un icono en Italia y aquí un ejemplo a seguir para presidentes de otras clubes. Tan joven y mira hasta donde ha llegado…

<<Tan joven…>> Pensé una y otra vez, <<tan joven>>, <<tan joven>>,…Tan joven y había conseguido que deslizara mi vestido por mi cuerpo hasta quedarme desnuda, mientras sus perfectos labios, ni finos ni pequeños, ni gordos ni grandes, sino PERFECTOS labios, se posaban en los mios, ya húmedos, sedientos por probar el aire caliente. Sentir sus suplidos en mi rostro, sus labios, su lengua recorriéndome por dentro. En esos momentos, LA VIDA ES PERFECTA y te da igual El Qué Pasará. Sentir como un señor de cuarenta años, cachas, perfectamente definido, sabio, con una sonrisa perfecta, con unos ojos vidriosos  llenos de energía,  se desabrocha poco a poco su bragueta mientras vuelve a sonreírte y va posando cuidadosamente su XL por tus nalgas, sintiéndola caliente, hirviendo de pasión, a todo volumen…Sentir como está dentro de ti, muy pero que muy dentro de ti, caliente, moviéndose como animal desenfrenado, sediento de deseos…

-   ¿Tú tienes deudas? – me rezumba la frase de Marcos Lacosta en mis oídos haciendome volver de nuevo a mi realidad y olvidándome de  lo que había hecho escasas horas atrás. Sabía que nos habían fotografiado, sabía que era presidente de algo, y también sabía que si era presidente de lo que fuera se las habiaría para resolver aquella pequeña crisis. Apenas me dio tiempo a despedirme de él, cayeron los flashes al salir del w.c y salí corriendo como una Cenicienta sucia a su castillo. 

7 comentarios:

carolew dijo...

Hay no q pasa después.
nos dejas con curiosidad en espera de más teniendo en cuenta que significa más. Esta súper este relato.

Jessica M. Maddisson dijo...

Muchas gracias Taly Gomez, te invito a entrar en el club en Facebook, allí hablamos muchos :)

Un beso

Jessica M. Maddisson dijo...

Carolew, el relato del lunes ya está escrito y será muy movidito! No tiene desperdicio y la historia dará un giro inesperado ;)

Anónimo dijo...

me encanta esta historia, me tiene cautivada

llanos dijo...

De qué va esto......explicarme un poco.......

Jessica M. Maddisson dijo...

Llantos Te confiaré un secreto es un blog de literatura erótica, además te puedes encontrar información sobre noticias, entrevistas, etc.

Un desconocido dentro de mi, es un relato fragmentado en partes que estoy publicando los lunes y viernes.

Un abrazo, Jessica

Teresa Isabel Ortiz Diaz dijo...

Buenísima historia, estoy súper clavada, no puedo dejar de leer. Felicitaciones :)

Publicar un comentario en la entrada