lunes, 6 de mayo de 2013

La ventana hacia el placer


Había llegado el fin de semana pero estaba muerta, son esos días en los que no te apetece ni salir de casa, el buen tiempo me llamaba pero ni si quiera le cogí la llamada. Me asomé a la ventana y vi como la vida pasaba ante mis ojos mientras yo tiraba mis horas una detrás de otra.

James me conoce a la perfección, es el capricho que tiene el amor, que dos corazones y dos mentes se convierten en una sola. Era un día de esos en los que no te apetece vivir, que te sientes aburrida y cansada de la monotonía, que estás algo deprimida y echas en falta cosas que partieron para no volver.

Mi marido se acercó a la ventana conmigo, sin decir ni una palabra y se puso a mirar por ella a mi lado. Apartó suavemente mi pelo de mi hombro derecho y apoyó su cabeza en él para abrazarme por la espalda. Me sentía muy triste sin saber por qué y una lágrima calló por mi mejilla para acabar besando el suelo con delicadeza. No sabía qué me pasaba pero vi reflejada en el cristal la sonrisa de James que apretándome un poco más contra su cuerpo me dijo unas palabras que no olvidaré jamás: “amor mío, no hay sonrisas sin lágrimas. Observa lo que ves y descubre por ti misma que la gente vive para conseguir algo como lo que nosotros tenemos. Lo bonito de vivir es tener con quién compartir experiencias y que ese quién, te ame tanto como tú a él”.

No pude más que soltar varias lágrimas más, tenía razón y yo ya lo sabía de antemano, pero hay días en los que las sonrisas solo salen a la fuerza, hasta que James te las saca directamente del corazón.

Me giré y le abracé, sentí lo afortunada que soy entre sus brazos y mirándole a la cara le dije que solo él daba sentido a mis días, que lo que el amor ha juntado no lo podrá separar jamás el destino. Le besé, le besé mientras lloraba, no podía parar de llorar y James apartó sutilmente mis labios de los suyos, limpió mis lágrimas y me abrazó.

El anaranjado sol de la tarde reflejaba en sus ojos negros cristalinos el ser que guarda un hombre duro por fuera, un hombre tierno por dentro que guarda con recelo un corazón que lleva mi nombre escrito.

James me soltó e inmediatamente me sentí desprotegida, me creí una niña que busca el cobijo en la pierna de su madre e inmediatamente le agarré y le traje ante mi cuerpo. El beso que le di ya no buscaba su protección, buscaba su amor pero en su forma más carnal y material. Abracé con mi pierna las suyas y le apreté fuerte contra mí. Inmediatamente James agarró mi muslo y tiró hacia arriba de él. Mi mano removía su pelo de un lado hacia otro pero la lujuria se había quedado aparcada y la que hoy mandaba era una capaz y precisa sensatez que buscaba el placer con cabeza. Que quería demostrar que no todo es sexo, que también sabe hacer el amor.

La ferocidad de James también captó la esencia del momento y no la soltó, al igual que mi trasero que apretaba contra sí mientras apartaba ligeramente su cara y me decía entre susurros todo lo que me amaba.

Con toda la sutileza que parecía no tener, mi marido me quitó uno tras otro los botones de mi camisa, dejando el sujetador en su sitio, acariciando levemente mis pechos y erizando todos y cada uno de mis nervios.

Yo no me quería quedar atrás y le adelanté sin frenos, cogí el carril rápido y quité su camiseta para dejar al aire esos pectorales que me encanta agarrar y recorrer con mi lengua. Lo siguiente fue andar con mis dedos por su espalda y meter las manos por debajo de su pantalón, su trasero tiene algo hipnótico, es un afrodisiaco natural para mis fiesteras hormonas.

Los besos en la boca que James me daba se iban perdiendo en las profundidades de mi cuerpo, surcaron mi cuello, respetaron mi sujetador… Sus rodillas se doblaron suavemente y acabaron apoyadas en el suelo, cogió mi pierna y la subió sobre su hombro para perderse tan dentro de mí como pudo, tanto como la física le permitía, tanto como para hacer que mis piernas buscasen ángulos imposibles para solidarizarme con su labor.
   
James hurgaba y yo disfrutaba, nuestras manos se agarraron y ligeramente le hice un movimiento para que subiera. A la misma altura fui su muñeca de trapo. James cogió primero una pierna y luego la otra. Según la ventana iba anunciándonos el anochecer James me hacía el amor de una forma tan romántica como excitante. La fiera despertaba y mientras nuestras lenguas jugaban en nuestras bocas, mi marido avanzó con determinación y me apoyó en la ventana. Lo único que me importó de aquello fue la temperatura del cristal, por lo demás, todo eran ventajas, el peligro de que me viesen los transeúntes para mí era una bendición en aquellos momentos.

De esa forma los minutos pasaban avergonzados ante nuestros cuerpos y veían como me mantenía en vilo, desnuda de cintura para abajo, con una camisa que caía por mis hombros y con el sujetador intacto. Con un jadeo intermitente y rítmico. Con un hombre que entraba y salía de mi cuerpo a su antojo, con un hombre que tiene mis puertas abiertas de par en par.

Según la noche caía sobre París, James iba llegando al final, iba estremeciendo cada vez más su cuerpo y cuando ese cuerpo no se podía ya enderezar, le empujé, nos apartamos de la ventana, llevé mis manos a la espalda y quité mi sujetador con una mano mientras que la otra le enseñaba lo que sé hacer. James se apretó contra mí y humedeció todo mi vientre. Yo me apreté contra él más aún empapada y le dio un mordisco en esos pectorales que hacen de laberinto para mi boca.

Subí la mirada y vi su cara de placer, seguí mirándole y él me miró, el tiempo nos reservó un momento y paró de contar por primera vez en la historia…

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola hola!!
Descubrí este blog poque me empezaste a seguir en twitter y sólo puedo darte las gracias por haberlo hecho ¡que maravilla!
Sigo la historia y puedo decirte que tienes un manera tan peculiar y especial de escribir que casi enamora.Adoro las metáforas y los recursos que utilizas, me transmite un montón.
Creo que tienes un gran futuro como escritora y ojalá algún día pueda llegar a comprar un libro tuyo.
Seguiré leyendo con ansia tus nuevas publicaciones.
Un besiño enorme, Almu.

carolew dijo...

Hola me encanto escribes espectacular, en espera de mas relatos un abrazo grande.

Publicar un comentario en la entrada