lunes, 1 de abril de 2013

Acoso sexual a James


La semana se acababa y traía mi día favorito. Ya era domingo. Me desperté después de una larga noche. El día anterior no había hecho más que llover y llover y los niños estaban más revoltosos que nunca. Qué caprichosos y malos se vuelven cuando quieren mis dos angelitos.

La semana no ha sido digna de recordar, mis tareas y las de James nos han juntado para compartir cama al dormir, para darnos un beso de buenos días y volvernos a separar. Es una de esas semanas en las que la rutina de no vernos se acaba haciendo costumbre y sientes a tu marido como un compañero de habitación.

Cuando mis ojos se abrían, mi cabeza supo rápidamente que ya era domingo. El sol entraba por todas las rendijas de una persiana a medio bajar y por fin las tareas habían dado paso a una mujer enamorada. Giré mi cabeza y allí estaba James. Dormía bocabajo y su cabeza miraba hacia la puerta y no hacia mí. Le contemplé durante varios minutos y vi en él a aquel hombre que me enamoró tan jovencita, las sábanas dejaban a la luz una parte de su torso desnudo. Creo que él dormía como siempre pero el domingo no es un día común en mi vida y por repercusión tampoco lo es en la de James.

Mi cuerpo estaba vibrante, mi amor se estaba disfrazando de pura pasión y estaban aflorando en mí esos cuernos de diablilla desbocada. Mis labios y mi cuerpo me pedían James y yo se lo iba a dar. Me acerqué lentamente a él entre las sábanas, yo era el depredador y él iba a ser mi presa. Mis uñas de felina se pasearon por su espalda y le acariciaron lentamente, parecía que no fueran a tramar nada malo, parecía que incluso tuviesen buenas intenciones. Su cuerpo se estremeció pero parecía querer seguir durmiendo. Yo estaba dispuesta a despertarle del modo que fuese pues en lo que menos pensaba era precisamente en dormir. De esa forma me subí sutilmente encima de su espalda.

Solo me encontraba acompañada por mi camisón y mi ropa interior, la noche no me arrebata mi aspecto de mujer coqueta. Pero en ese momento mi camisón ya estaba viudo pues la única barrera que separaba mi entrepierna de la espalda de James acababa de besar el suelo.

Mis labios se acercaron al cuello de James, al cuello de ese, mi marido, que no había podido reprimir una sonrisa en su cara. Así le empezaron a besar con mucha suavidad, con unos besos largos y lentos que se iban acercando de muy poco en poco a su oreja. Mientras tanto mi feminidad recorría su espalda en un movimiento constante de subir y bajar. El calor que mi cuerpo sentía me pedía que me lo quitara todo y que me quedase pulcra ante la mirada de Dios. Pero James estaba muy cómodo con mi cuerpo bailando sobre el suyo así que decidí bajar de la cama y cruzarme en su mirada.

Su sorpresa le abrió los ojos del todo cuando uno de mis tirantes se deslizó sobre mi hombro y más aún cuando el otro siguió el camino marcado por su hermano. El camisón cayó al suelo y tapó mis delicados pies. Todo lo contrario hizo James, se incorporó y apartó bruscamente la sábana que cubría su cuerpo. Hizo ademán de levantarse pero mi cuerpo deseoso frustró su intento y le tumbó en la cama. Todo seguía yendo de poco en poco y así fui bajando su pantalón y posteriormente su ropa interior.

No lo pude evitar y tuve que probarle, tuve que volver a saborearle. Me encanta ver cómo su cara de hombre disfruta como un niño. Según le hacía disfrutar mi deseo iba en aumento y mis ganas de seguir con el poco a poco estaban dando paso a un “mucho a mucho”. Después de unos minutos de gloria masculina, comencé a escalar por su cuerpo y cuando James creía que iba a parar sus brazos rodearon mi cintura, pero no era esa mi parada. Seguí subiendo y subiendo, mi flor paró en su boca y mis manos agarraron fuertemente su pelo. James estaba siendo víctima de la más embravecida Jessica. Su lengua se abrió paso entre los pétalos de mi rosa y rodearon varias veces el corazón de la flor. El escalofrío que su lengua me provocaba llegaba hasta mi boca que no podía evitar un “ahhh…”. No sé si James podía si quiera respirar, mi impulso no le dejaba ni un momento de pausa, estaba dentro de mí. No pude más, toqué el cielo por primera vez aquella mañana.

Estaba sedienta de más y ese deseo se estaba apoderando de James que estaba teniendo uno de los mejores despertares de su vida. Me recoloqué pero me mantuve encima, James en ese momento no tenía ni voz ni voto. Ya encima del mástil de su barco inicié la función igual que estaba transcurriendo la mañana: primero de poco en poco y después de mucho en mucho. James estaba suspirando muy fuerte y eso me volvía más ardiente si cabe. Mis saltos sobre él iban acompasados a caricias en su pecho y su cuerpo, sentía que James iba a explotar.

El sol seguía radiando fuerte y salpicaba mi cuerpo desnudo sobre James, quien una y otra vez era inmovilizado por mis brazos y por mis besos traicioneros y pícaros. El vaso estaba muy lleno, se iba a desbordar de un momento a otro.

Y tras varios momentos el vaso no se desbordó, explotó. James no pudo aguantar más, soltó un leve gemido y me abrazó bruscamente. Ver cómo le había hecho disfrutar y sus brazos rodeando mi cintura mientras su cuerpo tenía pequeñas contracciones despertó en mí el volcán que llevo dentro, su esencia corriendo por tripa desnuda me hizo dar un fuerte golpe en el pecho de James y darle un tirón de pelos que me hubiera resultado impensable en cualquier otro momento. Volví a acariciar el cielo por segunda vez y los dos caímos como desmayados sobre la cama.

Pareció que muerto de vergüenza por lo que acababa de presenciar, el sol se escondió corriendo detrás de las nubes y estas volvieron a dejar caer la lluvia. Fue el único momento de la semana en el que pudimos verle lucir. Son momentos que transforman una semana gris en una semana con algún toque de color. Hay ocasiones en las que la sencillez esconde la más deliciosa e increíble complejidad. Cuando de verdad sientes el amor verdadero, cuando compartes un corazón y cuando la vida te lleva a los brazos de un hombre entre millones. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada